28 de julio de 2005

Teoría de los contrarios impares...

... o del columpio zurdo.

En mi limitada experiencia, he podido observar que los hijos tienden (tendemos) a reafirmarse intentando ser lo contrario que sus padres y cada día estoy más convencido de esto. Que a ti te gusta el color negro y odias el rosa... ya sabes el color favorito de tu hija. Que te encanta la ópera y odias el pseudoflamenco... te vas a hinchar a oir a Andy & Lucas.

Esto nos lleva a inferir que en cada generación se produce un efecto de vaivén o de columpio. Una generación tendremos padres de férrea moral, con ideales y la siguiente, los hijos de estos, todo lo contrario.

¿Por qué lo de impares o zurdo? Porque no es una reacción contraria absoluta. No se pasa del negro al blanco de forma extrema. Una cierta parte de la forma de pensar y actuar de nuestros padres cala en nosotros, deja poso, nos influye. Aquí es cuando dices "que pedazo de padre soy" y te quedas tan ancho, cuando en realidad, tu influencia sobre tu hijo es limitada e inversamente proporcional a la edad de este. En fin, es ley de vida.

Espero que la compulsión sexual sea un "valor" transmisible...

4 comentarios:

Mónica dijo...

Apoyo la premisa de "limitada experiencia" : Me encantaría parecerme a mis padres.
(Por suerte, a ninguno nos gusta Andy y Lucas).

qïp dijo...

Aparentemente, me das la razón, si te gustaría parecerte a tus padres, es que no te pareces (aun), así es que eres una contraria impar :-)

Anónimo dijo...

Soy una hija con mucha experiencia, 30 y tantos años lo confirman y sin desmeritar la teoría que nos propones, no creo que la cuestión sea simplemente “llevar la contraria”, es querer hacer todo lo mejor posible, ya sea igual o completamente diferente a como lo hicieron tus padres. Para mi ser un “rebelde sin causa” supone un esfuerzo inútil y me conformaría con transmitirle eso a mi hijo y desde luego que él lo comprenda.

pedro finch_ dijo...

En mi caso sí se cumple tu teoría. Ya sea de un modo consciente o inconsciente tiendo a llevar la contraria a mi padre en muchos puntos: Que es del Madrid, yo del Barça (era, ya me he curado), que le gusta el flamenco y las sevillanas, yo anti cantores de hispalis y to lo que tenga lunares y volantes....
Pero en otras cosas sí coincidimos: El amor por la música, la historia de Málaga.
Y a medida que van pasando los años te das cuenta de que a lo mejor te pareces más de lo que crees. Quizás su sociabilidad y su forma de ser extrovertida no es sino una máscara ante mi inseguridad y timidez indisimulada.

De todos modos si quereis leer una bonita letra sobre padres e hijos id aquí:

Como muestra un botón...

'I don't need... I don't need to hear you say
That if we weren't so alike
You'd like a whole lot more'