7 de julio de 2005

Cunnilingus

Mi deseada Mónica ha planteado unas cuestiones muy interesantes referidas a la página linkada de mi post anterior que no quiero que se pierdan en el segundo plano de los comentarios y traigo a la primera página:

mónica dijo...
Sencillamente fantástico.Me ha emocionado, conmocionado, entristecido, agustiado y en ocasiones me ha hecho sonreir.Enlazo este post con el post anterior ("Cabronada") para mi comentario: Por qué guardamos tantos secretos y tantas debilidades? Por qué no somos capaces de soltar lo que llevamos dentro simplemente por liberarnos del peso que nos causan, sin pensar en nada más....?


Porque las personas somos estúpidamente complicadas, porque somos inseguros y aprendemos desde pequeños a escudar nuestras debilidades a través del secreto, a echar la culpa a factores externos en lugar de a nosotros mismo. Parte del éxito relativo de las religiones y la psicología es la puerta que ofrecen para que sueltes tus secretos en un entorno "protegido".

Dando una vuelta de tuerca más, ¿qué vemos cada día en la tv? Gente aireando sus secretos y gente buscando los secretos de otros. Como en todo pensamiento, este me lleva a hacer una relación con la pulsión que sentimos todos (en mayor o menor grado) de conocer secretos de los demás. Es un placer morboso.

Igual que tenemos el día del orgullo gay o el día del buen fontanero, deberíamos instaurar el día de "hoy toca decir una verdad que duerme bajo mi conciencia" (un poco al estilo de la página que linkaba en el post anterior). Y como hay que predicar con el ejemplo, vamos con una pequeña muestra: tengo un pánico enorme a que la gente me considere un pesado, un aburrido, un torpe y/o un tonto (en el sentido de poco inteligente). Me provoca una inseguridad enorme, aunque con la edad uno va haciendo callo.

¿Quién es el siguiente?

6 comentarios:

Mingorance dijo...

Un poco pesao si eres ;P
Deberías ir adaptando estos post a un formato cantable para regalarlo a tus compañeros (cambiando los títulos ,claro)

El secreto que yo voy a contar es muy parecido al tuyo:me pasa lo mismo, me da mucho miedo pero no que piensen que soy todo eso sino que se den cuenta.

mónica dijo...

Aunque hay que reconocer que es un secreto bastante light, aplaudo la valentía de qip (y mingorance). Admito que soy mucho más cobarde.
Yo fui la reina de los secretos, ahora no llego a tanto, me quedo en princesa.
Una vez guardé un secreto que me estaba fastidiando la vida, lo mantuve desde los 15 hasta los 26 años. Cuando por fin lo conté, todos me ayudaron.

qïp dijo...

Otro pequeño secreto (casi a voces): el otro día, cuando Mónica iba en mi coche y sacaba su cabeza por el hueco que hay entre los dos asientos delanteros para ver el salpicadero y la vi tan cerca mia, me entraron una ganas enormes de besarla... pero las ganas fueron asesinadas por la razón y la educación.

Anónimo dijo...

Tienes razon, tenemos que descargar todo ese lastre que nos enseñan a cargar como buenos hijos de Dios. Uso este termino para que me entiendas, pues asumo que te han criado como catolico, apostolico y romano. Ese sentido de culpa y la necesidad de guardar esos secretos son parte vital de los mecanismos de control de nuestras sociedades catolicas y consumistas.

Yo tengo vivo mas de medio siglo y hace mucho que deje de preocuparme por el que diran o no diran. La verdad que me importa un carajo, pues entiendo que lo unico verdadero es la limpieza de mi espiritu. Creo muy saludable lo que te paso con Monica en el coche y que la hayas respetado, ya que ese es el principio mas importante en nuestras vidas. No podemos exigir respeto, si no respetamos. Un abrazo. Negronious Caribus

Anónimo dijo...

un secreto... creo que estoy loca... y que nadie se da cuenta

qïp dijo...

¡Cielos! ¡Otra loca anónima! ¿Será mejor ser cuerdo conocido que loco anónimo?

La verdad es que ha quedado un secreto de lo más secreto :-) Una breve firma le hubiera dado un valor extra a ese secreto...