30 de junio de 2005

Cabronada

Es una cabronada que te estén comiendo la polla y de repente paren para no seguir ya (que cada uno adapte la frase a sus gustos sexuales). Es frustrante.

Esto viene a colación porque me acabo de enterar de la muerte de alguien hace poco. Ya se que mueren miles de personas en el mundo por minuto, pero es que algunas muertes te tocan de manera especial.

Esta me toca porque me hace reflexionar sobre que tenemos que hacer en la vida. ¿Hay que ir a saco, ser egoista, hacer y decir lo que a uno le apetece? ¿O es mejor ir comiendo pollas servilmente, hacer tu trabajo, no salirte de lo establecido? ¿Hay que hacer equilibrio entre las dos cosas? ¿O depende de la situación? Supongo que todo el mundo tendrá su opinión al respecto (y además, enlazada con el tema de la libertad de cada uno en lucha con la del prójimo).

La persona que ha muerto no es lo que podemos llamar un amigo, no pasaba de conocido, siendo frio, casi lo podía llamar cliente. De lo poco que sabía de él, no podía decir si era especialmente buena persona o no. Supongo que como todo hijo de vecino, con su lado bueno y su lado hijoputa. Tenía 41 años y fumaba como un carretero. Parecía un poco adicto al trabajo, pero se veía que tampoco le gustaba privarse de nada.

Anoche, yo estaba cenando con él y me contaba que en dos días se iba de vacaciones. Esta mañana estaba muerto en su despacho de un ataque al corazón. Iba a decir que la vida es injusta, pero no es cierto, la vida no es justa ni lo contrario. La vida es lo que hay desde que nacemos hasta que morimos y depende de cada uno de nosotros hacer que sea mejor o peor para nosotros mismos o para otros. Decimos que es injusta cuando le toca morir a alguien que no quieres que muera, cuando piensas que hay miles de cabrones e hijoputas sueltos por ahí viviendo, a lo mejor quemando su salud o haciendo locuras.

Ya vale de autocompadecernos. Dejemos de chupar pollas por un momento y seamos egoistas. Vale que hay que ayudar al prójimo, pero también tenemos que ayudarnos a nosotros mismos. ¿Qué tal si dejas de leer esta mierda y haces o dices eso que tienes guardado en tu interior? Eso que no te atreves a dar salida porque no sabes que dirán lo demás. Recuerda que el cualquier momento puede llegar la hora de tu muerte (injusta para algunos, justa para otros, sin repercusión para la mayoría) y se habrán acabado tus oportunidades (y me da igual que creas en la reencarnación, no te vas a acordar de nada si vuelves a nacer).

Miguel Gaspar, deseo que hayas encontrado aquello en lo que creyeras.

5 comentarios:

Lafayette dijo...

Cuando pasan ese tipo de cosas, cuando ves que el tiempo se detiene por hechos tan comunes pero tan sorpresivos, como la muerte de alguien a quien viste hace poco tan bien, se te pasan un millar de cosas por la cabeza. Pero al final la vida para uno sigue, mas buena, mas mala, pero hay que seguir avanzando en este mundo que no tiene sentido, pero que te da todas las herramientas para que lo tenga. Seguimos a la deriva sin saber de donde venimos ni para donde vamos, pero sabemos a ciencia cierta que el tiempo pasa en nosotros, que cambiamos y que al final vamos a nuestro destino que es la muerte... y algunos, los mas cobarde, o soñadores o tal vez creyentes, piensan o sienten que la finalidad del hombre no es simplemente acabar en la muerte... eso desearía yo, pero, quien sabe? Por eso hay que vivir feliz, aprovechar lo que se tiene en el momento y hacer feliz a los que quieres, y siempre luchar por los ideales y da lo mismo si mueres mañana, o en 30 años más, y da lo mismo si despues de la muerte no hay nada.... uno a funal de cuentas sigue viviendo en el recuerdo de las personas que lo conocieron.

Rachel dijo...

Desde luego, estos acontecimientos hacen te hacen pensar. ¿Le damos a las cosas la importancia que realmente tienen?? ¿Nos complicamos la vida con tonterías? Con lo fácil que puede ser todo...

Pues nada, a hacer fácil nuestra vida y la de los que nos rodean.

Saludos!!!

qïp dijo...

Normalmente, hacer fácil la vida de alguien suele ser sinónimo de complicarnos la nuestra.

daniel de vicente dijo...

Me has dejado de piedra. Muy muy curiosot tu escrito

"hacer fácil la vida de alguien suele ser sinónimo de complicarnos la nuestra" (?)

No te creo

Anónimo dijo...

Hola... Me he dado "de bruces" con tu Blog y la verdad es que me has hecho reír un rato. También reflexionar con lo que díces, y tienes mucha razón. Es cierto que el que va sorbiendo -sobre todo laboralmente- suele vivir algo mejor monetariamente. El que no lo hace "visita" decenas de trabajos en su vida laboral...jejeje. Hace poco un gran amigo, una de éstas personas que se conocen en la vida (pocas) y que te marcan para mucho tiempo (por los inteligentes), me dijo que no había que "agarrarse a la vida". Eso me dió mucho que pensar.
Me ha gustado tu Blog así que lo visitaré a menudo con tu permíso.
Un saludo desde Alicante.
Iván