7 de febrero de 2007

La rebelión de los gametos

Ya estamos hartos. Esta situación no puede durar más y es por eso que tomamos el control de este blog.

Nunca hemos comido pollas ni nunca lo haremos a pesar de vivir en constante opresión, sin ver la luz del día salvo en contadas ocasiones y suele significar nuestra muerte.

¿A quién no le gusta sentirse realizado? No llegar al fin último para el que cada uno ha nacido produce un alto grado de insatisfacción.

Ha llegado la hora de revindicarnos a nosotros mismos ya que nadie nos defenderá, cosa que hacemos a las órdenes de la FSH y bajo la influencia de la testosterona (y no estamos diciendo que seamos todos de sexo masculino porque no es así).

Nacemos y vivimos en total oscuridad, alimentados de forma inteligente y sana a base de fructosa, fósforo, potasio y aminoácidos principalmente. ¿Un mundo feliz? No, porque morimos sin conseguir nada en la vida, simplemente existir. Vagamos buscando nuestra media naranja, acoplarnos para ser uno, con solo la mitad de la información. Más de 300 millones y nos desprecian. ¿No es una triste vida?

¿Comprendes ahora porqué tomamos el control de este blog? Es necesario sacudir conciencias, despertar los instintos, programar nuestro próximo objetivo. Nada debe desviarnos de nuestro camino. ¡Hermanos, reuníos! Ya está bien de hablar de tonterías, ser sensibleros, pensar en el qué dirán, construir absurdas teorías. ¡Basta! ¿Aquí cuando se folla? Es que ni una triste paja… Los días pasan vacíos, trabajar, comer y dormir. ¿Qué vida es esta?

No hay como unirse y presionar para conseguirlo. Ya lo noto, nuestro objetivo va a cumplirse. El corazón se acelera, sube la temperatura. Siento que me arrastran como sumergido en el mar y una potente ola te lleva sin control, a toda velocidad. Un momento, ¿qué es esto? Parecen cristales de Böttcher brillando y reflejando esta luz, tanta luz… luz… ¿luz? Siempre me dijeron que no fuera hacia la luz y ahora me envuelve y siento como muero, entre espasmos cada vez más débiles, junto a mis hermanos. Una nueva promesa de revolución incumplida.

3 comentarios:

escapando dijo...

al final llegaste a un acuerdo entre la paranoia, la loca teoría y el sexo, muy bueno...

pero...

¡Hermanos, reunío!

¿?

qïp dijo...

Está más que demostrado que no se puede confiar en el Word para que compruebe la concordancia. Corregido, gracias escapando.

El murmullo de las cucarachas dijo...

Este final suena a buen pedooooo de setitassssss!!!!!....

ya nos vemosssss

ta lueguitooooooooooooooooo